Mantilla de encaje triangular

50,00 

  • Mantilla de encaje triangular
  • Mantilla de encaje triangular
  • Mantilla de encaje triangular
  • Mantilla de encaje triangular
  • Mantilla de encaje triangular

Mantilla de encaje triangular con bordado a mano

Mantilla de encaje triangular. Con flores en el tul y acabados de blonda.

  • Descripción
  • Información adicional
  • Valoraciones (0)

Descripción

Mantilla de encaje triangular con bordado a mano

Mantilla de encaje triangular. Con flores en el tul y acabados con encaje de blonda con motivos florales y de acanto.

Tiene una rotura en una de las esquinas por el uso.

Retrato de dama con mantilla (Francisco de Goya)

Retrato de dama con mantilla – Pintor Francisco De Goya y Lucientes. 1823-24

Sobre la mantilla: Es una prenda femenina popular en España que se usa en fiestas religiosas, taurinas y otros eventos castizos. A partir del antiguo manto, con el que tradicionalmente se cubría la mujer, evolucionó hasta convertirse en un elegante tocado de blonda (encaje realizado con hilo de seda), chantilly o tul. Solo puede llevarse a partir de los 18 años y por el día. Al llegar la noche se retira. Las de blonda son para las señoras de más edad. También las hay de tul que puede ser labrado o imitación del encaje de Bruselas.

En semana santa se lleva en señal de luto, tanto el domingo de ramos, el jueves y el viernes santo. El jueves santo se lleva con la cara descubierta. El viernes santo con la blonda cubriendo la frente entre 2 y 3 centímetros. Suele llevarse bien con un broche de oro que la sujeta o bien con la peineta detrás de la nuca. Cuando se acompaña con pendientes deben ser largos de plata o con brillantes. También se suelen usar los llamados “pendientes de la virgen” que son de zirconia.

Algunos estudios arqueológicos fijan el origen de la mantilla en la Península Ibérica en la civilización ibérica, a partir del descubrimiento de figurillas prerromanas de mujeres con tocados muy similares. Otra teoría afirma que el origen de esta prenda es una variante del velo musulmán, heredado en Al-Ándalus y luego por las mujeres mozárabes. En el siglo XVII, ya era habitual utilizar la mantilla de encaje como prenda distinguida además de las de paño y mantones de seda. Sin embargo, su uso no se generalizó entre la nobleza y alta burguesía hasta finales del siglo XVIII.

Época: Años 70.

Medidas: 110 cm x 48 cm.

Información adicional

Dimensiones 110 × 48 cm
Época

Valoraciones

No hay valoraciones aún. Añadir una valoración

Suscríbete a nuestras novedades
También recibirás ofertas
100% de confianza. No compartiremos tu correo electrónico con nadie.