Antiguo rosario de nácar

Antiguo rosario de nácar de primera comunión con crucifijo de plata, así como el Ave María de la virgen niña. De los años 40.

  • Descripción
  • Información adicional
  • Valoraciones (0)

Descripción

Antiguo rosario de nácar

Antiguo rosario de nácar de primera comunión con crucifijo y Ave María de la virgen niña de plata.

Sobre el rezo del rosario: Es un rezo tradicional católico. Conmemora veinte «misterios» de la vida de Jesucristo y de la virgen María; recitando después de cada uno de ellos un padrenuestro, diez avemarías y un gloria al Padre. También se llama «rosario» a la sarta de cuentas utilizada para rezar, como este antiguo rosario de nácar que presentamos. Las cuentas están separadas cada diez por otras de distinto tamaño. La sarta suele estar unida por sus dos extremos a una cruz.

En los orígenes del rosario católico se entrelazan tradiciones antiguas de la oración del Oriente y del Occidente cristianos. El rosario tiene sus raíces en el siglo IX. Fue cuando el modo de honrar a la virgen María en Oriente comienza a ser conocido en Occidente. Se trata de la repetición de aclamaciones y alabanzas hasta conformar el avemaría junto con un conjunto de himnos y oraciones propias de las liturgias orientales. La popularidad del rosario se produjo en el siglo XIII, durante la oposición al movimiento albigense o catarismo.

Parece haberse promovido en las misiones de los dominicos un tipo de rezo primitivo del rosario. Siendo los dominicos predicadores que siempre están en medio de las urbes, su devoción se hizo popular rápidamente, generando la aparición de grupos de devotos por doquier. Aunque la devoción decayó durante el siglo XIV, la orden de los Predicadores siguió fomentándola. La segunda mitad de la oración del Ave María fue añadida a la primera en el siglo XIV. Su uso se hizo universal cuando el papa Pío V mandó que se rezase al principio de cada hora del Oficio Divino, después del padrenuestro.

Un fenómeno curioso de esta devoción fueron los rosarios públicos. Surgieron en Sevilla en 1690 y se extendieron muy pronto por España y sus colonias americanas. Eran cortejos precedidos por una cruz, que contaban con faroles de mano y faroles de asta para alumbrar los coros, y que estaban presididos por la insignia mariana denominada Simpecado. En Sevilla del siglo XVIII llegó a haber más de 150 cortejos. Diariamente hacían su estación por las calles rezando y cantando las aclamaciones y alabanzas. Al principio eran masculinos, pero ya en el primer tercio del XVIII aparecieron los primeros rosarios de mujeres.

Época: Años 40.

Medidas: 38 cm.

Material: Nácar y plata.

Información adicional

Dimensiones 38 cm
Época

Material

Nácar, Plata

Valoraciones

No hay valoraciones aún. Añadir una valoración

Suscríbete a nuestras novedades
También recibirás ofertas
100% de confianza. No compartiremos tu correo electrónico con nadie.